• Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona
  • Una boda romántica y divertida en Barcelona

Ayudar a una pareja tan especial como Marta y Edu, no fue solo un placer sino que fue organizada con todo el cariño posible. Además, todo respiraba un halo de romanticismo y diversión que servían como premisas básicas para que su boda fuera perfecta. No faltó ningún detalle porque Marta es así, detallista. Y no se puede ser una pareja más guapa por dentro y por fuera.

Como vivimos en Madrid, pensamos que sería bonito casarnos en Barcelona, pero organizar una boda en la distancia no es sencillo. Por suerte contábamos con la ayuda de Violeta de Wednesday Wedding Planners, que se encargó de toda la organización y coordinación de la boda desde el primer momento y de salvarnos la vida guiándonos y facilitándonos cada paso en todo momento.

Marta y Edu

Fotografía Padilla – Rigau